Mostrando entradas con la etiqueta Receta de la semana. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Receta de la semana. Mostrar todas las entradas

HAMBURGUESAS DE QUÍNOA VEGANAS BIO, PROTEÍNA DE ALTO VALOR ENERGÉTICO

Foto de Ecotienda Cartagena Ecológica.
Hoy os voy a contar como preparar una receta muy nutritiva, llena de proteína y nutrientes, quedan muy bien al plato acompañadas de una ensalada fresca. 
Yo las cocino al horno, porque como están rebozadas, es un poco complicado hacerlas a la sartén sin que se te quemen, salvo que pongas muchísimo aceite, pero no es el caso si queremos que sean saludables. Así que lo que yo hago es ponerlas en una bandeja de horno apenas aceitada y las cocino en el horno fuerte vuelta y vuelta por unos minutos, y nada es más hermoso en la comida que los contrastes, crocante y cremoso, son muy sabrosas y puedo asegurarte que en cada bocado vas a exclamar OMMMMMMMMMMM!

Hamburguesas de Quinoa Veganas:
INGREDIENTES
  • 1 taza de quínoa
  • 2 cucharadas de semillas de lino activadas
  • 1 cdita. de mostaza de Dijón
  • ½ pimiento morrón rojo
  • ½ cebolla colorada
  • 1 diente de ajo
  • Sal y pimienta
  • Harina o pan rallado para rebozar


PREPARACION
  • Lavar bien la quínoa varias veces con abundante agua.
  • Colocar en una ollita la taza de quínoa cruda con 3 tazas de agua y hervir hasta que esté tierna (serán unos 7 u 8 minutos)
  • Colar si es necesario.
  • Dejar enfriar la quínoa, reservar,
  • Picar la cebolla y el morrón bien chiquititos, saltear unos minutos en una sartén con apenas aceite de oliva.
  • En un bol grande, colocar la quínoa ya fria, la cebolla y el morrón, las semillas de lino activadas( su gelatina haran que ligue la hamburguesita), la mostaza y el ajo picadito.
  • Condimentar con sal y pimienta.
  • Mezclar hasta que quede bien amalgamado y dejar enfriar en el frigorífico durante una hora.
  • Formar bolas con la preparación y aplastar dándole forma de hamburguesas.
  • Pasar por harina ecológica para rebozar o pan rallado eco
  • Colocar en una placa aceitada y cocinar en horno precalentado por 10 o 15 minutos.
¡¡¡¡¡¡ A DISFRUTAR !!!!!

TOMATES CONFITADOS BIO, DELICIAS CASERAS.

Quienes han tenido el placer de degustar los tomates confitados de mi amiga Lola que hace unos tomates que te dan ganas de gritar y es que, no compra tomates disecados. Compra tomates frescos, los corta y los cocina durante HORAS en el horno bajo con hierbas, ajo y aceite de oliva.
Tan buenos están los tomates, que un día le dijimos que tenía que venderlos, porque no podía privar a las personas de tan deliciosa experiencia. Así fué como, durante un tiempo, se la pasaba horneando y enfrascando tomates que todos nuestros conocidos (y desconocidos) compraban. Lamentablemente un día paró, porque, o se ponía una fábrica o se dedicaba a vivir.
Todos lloramos, las personas nos preguntaban “Qué pasa con los tomates?”, “Por favor, 1 frasco más”. Pero mi amiga se mudó y con ella se fueron las ilusiones de volver a comer sus tomates…
Decidí pedirle la receta, después de ver que a la Ecotienda Cartagena Ecológica empezaron a traernos unos tomates peritas orgánicos herrrrrmosisímos.......

Mi querida amiga me envió un mail con TODOS los detalles, los pasos, los tips, los secretos, TODO!
Así que ayer puse manos a la obra y después de testearlos puedo decir, que me quedaron espectaculares.
Gracias por la receta!
Ahora si, comparto la receta de los tomates confitados más deliciosos y amorosos del mundo!
Podés comerlos con pastas, sobre una pizza, en ensaladas, brochetas...

TOMATES CONFITADOS
INGREDIENTES
  • 1 kg. de tomates perita (ni muy maduros, ni muy verdes)
  • 3 cdas. de azúcar ecológico 
  • 1 pizca de sal
  • 3 dientes de ajo
  • Las hierbas que te gusten, frescas o secas: Tomillo, orégano, romero.
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN
  • Lavar los tomates y cortarlos en cuartos a lo largo.
  • Quitar la pulpa acuosa y las semillas.
  • Acomodar los tomates con la piel hacia abajo en una asadera aceitada. No dejar espacios, apretarlos bien.
  • Agregar una pizca de sal.
  • Espolvorear con el azúcar.
  • Filetear los dientes de ajo y colocarlos por encima.
  • Agregar las hiervas y la pimienta.
  • Rociarlos con aceite de oliva.
  • Llevar a horno mínimo, bien bajito, colocar en la rejilla del medio del horno.
  • Cocinar aproximadamente 1 o 2 horas, hasta que tomen colorcito, depende de cada horno.
  • Darlos vuelta y seguir la cocción hasta que tomen el punto deseado.
  • Envasar en frasco de vidrio esterilizado, como cualquier conserva (se hierve el frasco en abundante agua y se esteriliza)
  • Cubrir los tomates con abundante aceite de oliva para una mejor conservación.
  • Guardar en frigorífico.

NOTA:
Compartir y disfrutar!

ENSALADA DE BRÓCOLI, AGUACATE Y TOMATES CHERRY PARA PERDER PESO SIN PASAR HAMBRE

Ingredientes

  • 1 brócoli pequeño
  • 15 tomates cherry (aprox.)
  • ½ aguacate
  • ½ limón
  • 2 cucharaditas de café de aceite de oliva
  • un pellizco de sal rosa del Himalaya
  • 1 cucharada sopera de pipas de gira-sol y calabaza (tostado previamente con vinagre de umeboshi, opcional)
Preparación

  • Llenar un bol grande con agua de calidad que esté bien fría.
  • Poner agua abundante a hervir.
  • Mientras tanto, preparar las flores de brócoli lavando muy bien.
  • Una vez el agua hierva, poner un poco de sal y añadir el brócoli. Dejar que hierva 5 minutos como máximo.
  • Limpiar los tomates cherry y el aguacate.
  • Preparar la vinagreta mezclando medio limón, el aceite y un poquito de sal. Probar y rectificar al gusto.
  • Sacar el brócoli del fuego, escurrir y poner en el bol con el agua bien fría para cortar la cocción. Poner el brócoli en el plato de servir.
  • Cortar el aguacate por la mitad; con el aguacate en la mano hacer cortes en horizontal y vertical, y después con una cuchara sacar la carne. Poner sobre el brócoli.
  • Añadir los tomates cherry en el plato y las pipas de girasol y calabaza.
  • El plato ya se puede aliñar con la vinagreta y está a punto para disfrutar.
Crema de aguacate, cacao y algarroba (receta de Montse Reus)
Ingredientes:

  • Un aguacate maduro
  • Una cucharada de postres de harina de algarroba
  • Una cucharada de postres de cacao ecológico y de comercio justo
  • Una cucharada de café de azúcar de caña ecológico o bien unas gotas de concentrado de estevia
  • Una cucharada de leche vegetal (avena, arroz…)
  • Un pellizco de canela
Elaboración:

  1.  Mezclar todos los ingredientes con una batidora hasta obtener una mezcla cremosa y con el punto de dulce que os guste.
  2.  Decorar con unas hojas de menta o con algún fruto seco (avellana, almendra, piñón…)

Guacamole con curry sin tomate (receta de Montse Reus)

Ingredientes:

  • Un aguacate maduro
  • Unas gotas de limón
  • Una cucharadita de café de pasta de umeboshi
  • Unos dados de cebolla (si no se digiere bien se puede escaldar o hacer al vapor unos segundos)
  • Un pellizco de curry
  • Un pellizco de pimienta negra
Elaboración:
Abrir el aguacate, triturar bien y mezclar con el resto de ingredientes.

INFORMACIÓN SOBRE LAS GRASAS QUE NECESITAMOS:
La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) recomienda una dieta baja en grasas saturadas (menos del 7% de la energía), grasas trans (menos del 1%), colesterol (menos de 300 mg por día) y sodio. De los 21 gramos de grasa que tiene una pieza de aguacate mediana, 3,5 gramos son grasas mono y poliinsaturadas –que son las saludables– combinadas y solo 0,5 gramos de grasas saturadas. Los aguacates, además, no tienen sodio, grasas trans ni colesterol.
También la Escuela de Salud Pública de Harvard asegura que es más importante fijarnos en el tipo de grasas que consumimos que no en eliminarlas por completo. En cambio, un error muy común entre la gente que quiere perder peso es restringir cualquier grasa independientemente del tipo que sea, lo que genera sensación de hambre constante y, luego, deseo de comidas calóricas y grasientas y esto impide continuar con el régimen. En cambio, el aguacate no solo ayuda a saciar sino que también regula las subidas y bajadas de glucosa en la sangre y, por lo tanto, durante horas no hay necesidad de comer nada más ni deseos por cosas dulces.
Las grasas saturadas son sobre todo las que se encuentran en los productos animales, los huevos, los lácteos, el aceite de palma, de coco y la mantequilla de cacao. Lo que pasa cuando se consumen demasiadas grasas saturadas es que aumenta el colesterol malo (LDL) y eso pone en riesgo la salud del corazón.
Las grasas trans son unas grasas hidrogenadas fabricadas por la industria alimentaria que se utilizan para hacer galletas, donuts, snacks de bolsa, patatas fritas, etcétera. Este tipo son las más perjudiciales porque disminuyen el colesterol bueno (HDL) y aumentan el malo (LDL) y los triglicéridos. El problema actual es que aunque se fijó una normativa según la cual los alimentos solo pueden contener un máximo de 0,5 g de grasas trans por ración (porción), se pueden etiquetar como si no tuviesen grasas trans productos que sí tienen. Para estar seguros que compramos un producto libre de grasas trans debemos mirar las etiquetas y ver que no pone “aceites parcialmente hidrogenados”.

AGUACATE: Diez razones por las que es bueno comer aguacate

Os dejamos diez razones por las que es bueno comer aguacate, y al final, una receta y más ideas para incorporarlo a la dieta.
Debemos tener en cuenta que el cuerpo necesita grasa como fuente de energía, y también para formar tejido nervioso y hormonas, para controlar la inflamación y para absorber las vitaminas A, D, E y K que obtenemos de los alimentos que ingerimos.
  1. Ayuda a controlar los triglicéridos en sangre, disminuir el colesterol malo (LDL) y aumentar el colesterol bueno (HDL), gracias a las grasas monoinsaturadas que evitan que el colesterol se acumule en las paredes de las venas y las arterias.
  2. Es apto para personas diabéticas, porque es bajo en carbohidratos y ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre. De hecho, la mayor parte del aguacate (un 80%) es agua y fibra dietética, casi no contiene azúcares y, por lo tanto, se puede considerar un alimento que no engorda.
  3. Es un alimento muy bueno para la salud del corazón, del cerebro y de la vista, ya que contiene omega-3.
  4. Regula la presión arterial, gracias a la buena proporción entre la cantidad de potasio (alta) y la de sodio (baja).
  5. Tiene un gran poder antioxidante que protege de los radicales libres provocados por el estrés, la contaminación, la exposición solar y los hábitos alimentarios poco saludables.
  6. Previene el Alzheimer, porque el folato, un tipo de vitamina B presente en el aguacate, ayuda a prevenir las fibras nerviosas enredadas que se asocian con esta enfermedad.
  7. Contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas e incluso el cáncer, gracias a su composición en vitaminas A, C, D, E, K y del complejo B.
  8. Ayuda a la constitución de huesos y dientes, gracias a su contenido en magnesio, que ayuda al buen funcionamiento del intestino y del sistema nervioso.
  9. Se recomienda a personas que desean tener un hijo, ya que contiene vitamina E, que es la vitamina de la fertilidad. Además, es afrodisíaco y se recomienda en casos de disfunción eréctil.
  10. Es un alimento antiedad gracias a sus grasas naturales, que favorecen la nutrición de las células de la piel y evitan las estrías y la sequedad del rostro.

Hamburguesas veganas de trigo sarraceno, ensalada de kale, aguacate y alcachofas (NÚRIA ROURA)

Son dos platos bien diferenciados: una ensalada muy nutritiva y desintoxicante, fantástica para continuar depurando, y otro plato más energético pero bajo en histamina, ideal para empezar o continuar la jornada laboral.
../..
En principio puede parecer complicado pero es muy fácil personalizar el menú. 
En este caso, solo hay que hacer al horno las verduras necesarias para los dos platos y después retirar las que se utilizan para un plato y las que utilizan para el otro: para el plato de las verduras que nos interesaban como complemento de la ensalada de kale con aguacate –o sea, las alcachofas, que son depurativas– y en el plato de hamburguesas pusimos un acompañamiento saludable sin histamina: kale macerada antes de añadir el aguacate. 

Ingredientes (para 6 hamburguesas grandes y una ensalada grande)
  • 1 taza grande de granos de trigo sarraceno
  • 4 zanahorias
  • 1 calabacín
  • 4 alcachofas
  • Hojas de kale según la foto
  • 1 aguacate
  • 3 cucharadas de levadura nutricional
  • Sal rosa del Himalaya
  • Agua de calidad
  • Agua de mar (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra (OOVE)
  • 1 cucharadita de café de vinagre de umeboshi (opcional)
Preparación
1. Limpiar bien el trigo sarraceno.

2. Poner 1 taza de agua y 1 ½ de agua de mar a hervir, o bien 2 ½ de agua y sal rosa del Himalaya o sal marina sin refinar.

3. Cuando hierva, añadir el trigo sarraceno. Cuando vuelva a hervir, desespumar, tapar y dejar cocer a fuego lento durante unos 20 minutos o hasta que se haya evaporado toda el agua.

4. Precalentar el horno al máximo.

5. Pelar y lavar bien las alcachofas y cortar finas a medias lunas.

6. Pelar la zanahoria y el calabacín y cortar a trozos pequeños.

7. En una bandeja para horno poner las verduras, un poco de aceite y sal rosa del Himalaya. Cocer a 180º durante aproximadamente 25 minutos o hasta que estén al punto

8. Lavar bien la kale (si es preciso, dejar previamente en remojo con vinagre de manzana o de vino durante 30 minutos). Separar las hojas del tronco y descartar el segundo. Macerar la col con un poco de sal, aceite y la levadura nutricional en un plato grande, haciendo un masaje con la mano de forma que se vaya rompiendo la fibra de las hojas y el volumen se reduzca. Reservar un poco de kale en otro plato, en el que serviremos las hamburguesas.

9. Abrir el aguacate, cortar a cuadrados pequeños y mezclar con la kale. Continuar el masaje con las manos para que se empape bien.

10. Retirar el trigo sarraceno del fuego y dejar enfriar.

11. Retirar las verduras del horno. Coger un poco de alcachofa y mezclar con la ensalada de kale. En este caso solo pondremos alcachofa, pero también se podría poner calabacín y, si no hace falta que sea una cena anticándidas, también zanahoria. La ensalada está lista.

12. Reservar un poco de verduras para el acompañamiento de las hamburguesas junto a la kale, y triturar el resto con el trigo sarraceno y una cucharadita de café de vinagre de umeboshi.

13. Formar las hamburguesas y poner un momento en el horno. Cuando sea la hora de comerlas, pasar por la plancha o la sartén con un poco de aceite.

De la web de Núria Roura, Coach Nutricional

PATÉ DE BERENJENA, RIQUÍSIMO. RECETA DE TEMPORADA.


Paté de berenjena

1 berenjena grande o dos medianas
1 cebolla
2 ó 3 dientes de ajo
2 cucharadas de tahine (opcional)
El zumo de medio limón
4 cucharadas de aceite de oliva
1 ramillete de perejil
1 cucharada de comino molido
Sal y pimienta

Preparación:
Pelamos y cortamos la cebolla. Lavamos y cortamos las berenjenas en dados pequeños
En una sartén calentamos el aceite y añadimos la berenjena y la cebolla hasta pochar
bien, removiendo para que no se nos pegue.
Lo pasamos a un recipiente para batir, junto con los ajos, el perejil, zumo de limón,
comino, sal y pimienta.
Untado en una tostada nos chuparemos los dedos
Si esta poco espeso podemos añadir pan rallado

ACELGAS ROJAS Y AMARILLAS. PRODUCTOS ECOLÓGICOS DE TEMPORADA CARTAGENA ECO


Os proponemos esta semana la ACELGA ROJA para cocinarla en vuestros platos. Además de colorida y sabrosa, nos aporta por cada 100gr, carbohidratos, proteínas y grasas y rica en vitaminas y minerales como los folatos, beta caroteno, potasio, magnesio, sodio, calcio, hierro, yodo…

La acelga (Beta vulgaris var. Cicla) es un vegetal de la familia de las Amarantáceas, como las espinacas o la remolacha, originaria de Europa y África, zonas templadas del Mediterráneo, aunque se ha extendido su cultivo en países como Asia y América, donde además se están recuperando algunas variedades de acelgas de color que se conocen desde el siglo XVI. Los países que encabezan el cultivo de acelgas son España, Italia, Alemania, Bélgica, Holanda, Estados Unidos y Canadá.
La acelga es una verdura de invierno, aunque la podemos encontrar todo el año en el mercado. Sus grandes hojas y sus pencas forman la parte comestible de esta planta bianual de la que se conocen distintas variedades, siendo las más apreciadas la Amarilla de Lyon, de hojas grandes, verdes y onduladas, con pencas blancas y bien anchas, la Bressane, de hojas más rizadas, color verde más oscuro y pencas blancas y anchas, la variedad francesa Carde Blanche y entre otras, destacan, aunque son menos habituales las variedades coloreadas, rojas, naranjas o amarillas.

No es una de las verduras más apreciadas en la actualidad, aunque en el curso de su historia encontramos que ha sido una planta muy apreciada por sus propiedades medicinales y nutricionales. Su fácil cultivo y su particular sabor, algo amargas, insípidas según la cocción proporcionada… son quizá los culpables de su poco ‘glamour’ culinario, aunque tanto sus pencas carnosas como sus grandes hojas proporcionan muchas posibilidades en la cocina.
La acelga es una verdura muy vinculada a las dietas de adelgazamiento, ya que resulta muy poco energética. Siendo más del 90% de su peso agua, proporciona en torno a las 25 kcal. 
Las acelgas debemos comprarlas bien frescas, con las hojas tersas y brillantes y las pencas crujientes y duras. Son muy perecederas, deben conservarse en el frigorífico pero no más de dos o tres días.
Seguro que todos conocéis muchas recetas para hacer las acelgas, se pueden consumir en crudo en ensaladas aprovechando más sus nutrientes, sobre todo si son bien frescas. Es muy habitual prepararlas hervidas o cocinadas al vapor, como otras verduras, acompañadas de patatas, zanahorias, cebolla… resultan muy sabrosas rehogadas o fritas, rebozadas, y como parte de distintos rellenos y/o acompañamiento de pescados y carnes. Hay que tener en cuenta que las pencas necesitan más tiempo de cocción, así que dependiendo de la receta que se quiera elaborar, convendrá cocinarlas por separado.
Podemos encontrar la acelga fresca, como ya hemos comentado, pero también congelada, en conserva o envasada y lista para su consumo como producto de cuarta gama. Es muy habitual actualmente encontrar las acelgas baby, hojas pequeñas y tiernas, que se pueden cultivar en macetas en el hogar.